Análisis. Sunset Overdrive para Xbox One

No se puede dudar que Microsoft está haciendo muy buen trabajo a la hora de alimentar a su consola de nueva generación, Xbox One, de títulos exclusivos con personalidad propia. Con Sunset Overdrive, desarrollado por Insomniac Games, estudio que muchos recordaréis por su estrecha relación con Sony y sus consolas en épocas pasadas, nos llega una propuesta fresca y divertida con una historia llena de locuras con personajes de lo más extravagantes, todo desarrollado en un mundo abierto frenético y lleno de colorido.

Un refresco de los nuevos, por favor

Todo comienza en la presentación de una bebida que según sus creadores va a revolucionar el mercado de los refrescos. Pero algo se le escapa a la empresa creadora de dicha bebida: los efectos secundarios. Los primeros consumidores que la prueban en el evento de presentación comienzan a comportarse de una manera extraña hasta que finalmente acaban mutando en una especie de monstruos deformes, todo con el tono humorístico que suelen ofrecer las historias de Insomniac.

Esto no quiere decir que el desarrollo del juego sea para nada simple, sino todo lo contrario, ya que rápidamente nos percataremos de ciertos aspectos que demuestran la profundidad que nos ofrece Sunset Overdrive.

Una vez terminada la intro que nos narra la historia y nos pone en situación avisándonos del caos que se nos viene encima, podremos personalizar a nuestro personaje en bastantes aspectos. Escogeremos nuestro sexo, complexión, el tipo de peinado, color del pelo, vello facial, complementos, ropa… y si nos cansamos, tranquilos, ya que se podrá modificar nuestra apariencia a lo largo de la historia. El jugador puede elegir cada prenda de ropa variando de camisas, sombreros, guantes, gafas de sol, zapatos, sandalias, ropa interior, chaquetas elegantes o conjuntos enteros que se encuentran para aportar ese plus de personalización al personaje.

Rápidamente nos recordará a la saga Dead Rising en este sentido, bebiendo del título de Capcom en el diseño cómico de vestimentas y complementos.

Nada más comenzar daremos nuestras primeras vueltas por la ciudad gracias al completo tutorial que nos preparará para el apocalipsis que asola a la ciudad, siempre como hemos dicho, desde una visión humorística y desenfadada. Atrás quedan aquellas experiencias del juego oscuras y terribles que nos sitúan en un mundo post apocalíptico donde todo son penas y preocupaciones por sobrevivir. Adiós a los escenarios grises y fríos, Sunset City irradiará colorido y calidez desde el primer momento, algo que nos aportará casi de inmediato una sensación de diversión.

Esto es algo a tener en cuenta en Sunset Overdrive. Hasta ahora nadie ha logrado crear un mezcla tan perfecta entre las complicadas mecánicas y la estética estereotipada de los juegos del género. Un desarrollo del personaje completísimo pero con una capacidad de transporte fuera de lo habitual: podremos saltar, grindar, deslizar, correr por las paredes y rodar. Todo ello mientras vamos eliminando a grupos de infectados por la bebida Overcharge. Un espectáculo visual y frenético a la vez que adictivo.

El aspecto que más nos ha gustado de Sunset Overdrive es que en ningún momento se toma en serio a sí mismo. Insomniac Games ha logrado la fórmula perfecta, siendo los chistes y clichés agradables, exaltando el aspecto humorístico del juego, aunque en ocasiones ciertos personajes utilizan frases o coletillas que pueden llegar a convertirse en repetitivas.

Jugabilidad frenética y profunda

Sunset Overdrive ha absorbido detalles de grandes títulos como por ejemplo Infamous, siendo visible en aspectos jugables como la capacidad de deslizarnos por cables y vías, la capacidad de movernos más rápido grindando, realizar grandes e increíbles saltos sobre toldos, coches o rejillas de ventilación. Además también se ve clara la influencia de aquellos grandes juegos de plataformas Ratchet and Clank.

El mapa, como suele ser habitual en los sandbox, estará repartido en este caso en tres zonas repletas cada una de ellas de multitud de misiones secundarias. Las misiones que componen la campaña principal nos llevarán aproximadamente unas 15 horas, ampliándose el tiempo de juego si nos centramos conseguir todos los objetivos paralelos, objetos y misiones secundarias que nos otorgarán elementos que podremos utilizar para fabricar amplificadores que mejorarán nuestro extravagante arsenal de armas.

Los saltos, el grindado y demás acciones para desplazarnos frenéticamente, trabajarán de manera conjunta para ofrecernos un sistema de combos que nos otorgarán ciertas habilidades conforme el indicador de combo se vaya rellenando mientras nos movemos y disparamos a nuestros enemigos.

De esta manera se obliga al usuario estar en constante movimiento ya que en el momento que nos detengamos seremos totalmente vulnerables a nuestros amigos mutantes. Por tanto tendremos que combinar saltos, disparos y grindados si queremos tener éxito.

Aparte de ir consiguiendo y mejorando las habilidades de nuestro personaje, tendremos a nuestra disposición un completo arsenal de armas con un sistema de progresión específico para cada una de ellas. Si os gusta una arma en especial y la manejáis habitualmente, se irán desbloqueando mejoras conforme vaya subiendo de nivel.

El sistema de progresión se gestiona desde el menú, donde encontramos un árbol de progresión para el personaje y para nuestras armas. Podremos mejorar ciertas habilidades en los combos mediante los llamados ‘amplis‘, mientras que los ‘turbos‘ se relacionan directamente con el daño que producen las armas o con sus características. Mencionar que la asignación de ‘amplis’ y ‘turbos’ se pueden modificar en cualquier momento con una ralentización de la acción, incluso en mitad de un combate, algo ideal para adaptar el armamento según el enemigo. Por último y no por ello menos importante, la forma de seleccionar las armas será la ya vista en títulos del género, siendo un menú radial que se despliega tocando un botón y que permite acumular en acceso directo hasta ocho armas.

No podemos acabar esta sección sin hablar de los enemigos. Contaremos con tres grupos principales, los mutantes, a su vez divididos en varios rangos, los soldados y los androides de la compañía. Una vez más disfrutaremos de la creatividad de Insomniac en el aspecto de los enemigos, con diseños exagerados, vivos y característicos. La estética nos recordará al mundo de los cómics encajando perfectamente en la propuesta caricaturesca de Sunset Overdrive. El arsenal sigue la misma línea con armas extrañas y variopintas que en más de una ocasión nos harán esbozar una sonrisa.

El as bajo la manga de Microsoft e Insomniac Games, es el componente multijugador. Si el modo campaña os parece corto y queréis mucho más, saltad al modo online. Nosotros sólo podemos decir que este modo de juego cumple de una manera sobresaliente, destacando modos como el «Escuadrón Caos«, que por ejemplo, añade misiones cooperativas para hasta ocho jugadores. También podremos echar un buen rato en el modo “Defensa de Bases”, donde básicamente tendremos que aguantar hordas y hordas de enemigos.

Estética divertida y muy cuidada

Uno de los puntos fuertes del apartado técnico de Sunset Overdrive, además de ofrecernos un mundo lleno de vida, colorido y vibrante a partes iguales, es la fluidez con lo que se mueve todo en pantalla. Aunque tengamos todo el escenario lleno de enemigos mutantes y estemos brincando de un sitio a otro de una manera frenética, en ningún momento sufriremos ni caídas de frames ni ralentizaciones. El juego se moverá a 30 frames por segundo con una resolución de 900p, siendo un espectáculo visual acoplándose de una manera perfecta a la jugabilidad. Los escenarios, estética de personajes y enemigos con un diseño de armas fuera de lo normal, dotan a Sunset Overdrive de una personalidad propia.

Para un apartado gráfico de lujo no podía faltar una banda sonora a la altura, apoyándose la mayoría de los efectos sonoros y melodías en el estilo Punk Rock, haciéndose la variedad de temas, bajo nuestro punto de vista, algo corta. La localización para nuestro país comprende tanto voces como textos de pantalla al perfecto castellano, siendo otro tema a parte las polémicas generadas por las elecciones de dichas voces, como puede ser el caso de El Rubius, conocido YouTuber en España.

Un juego muy videojuego

Para concluir este análisis, lo haremos tal y como muchos de vosotros habéis pedido, es decir, definiendo a Sunset Overdrive. Tan solo puedo decir que el juego es loco, divertido, frenético y desenfadado a partes iguales. Su compra asegura diversión a los mandos de nuestra Xbox One durante horas gracias a su magnífica jugabilidad con la profundidad que un “juego serio” ofrece.

En definitiva no tienes excusa, equípate, viaja hasta Sunset City y disfruta con nosotros de este apocalipsis con toques humorísticos provocado por los efectos secundarios de una nueva bebida refrescante. Muchos usuarios, entre los que me incluyo, necesitábamos un juego de tales características, sin complicarnos más de la cuenta. Grinda, salta y aniquila a todo mutante que se interponga en nuestro camino con las graciosas armas que iremos mejorando a lo largo de esta nueva filosofía de juego que nos ofrece Insomniac Games de la mano de Microsoft. No os arrepentiréis.

 

Carlos Moio
Carlos Moio
Redactor de ZW, apasionado de las tecnologías, lo retro, consolas y gadgets. Llevo jugando desde que tengo uso de razón. Aprendiendo a diario.

Latest articles

197,6k Seguidores
Seguir

Related articles

Leave a reply

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.