EA Sports nos trae otro año más la nueva entrega de su simulador futbolístico más conocido, FIFA 13. En esta ocasión nos prometieron correcciones a ciertos fallos que tanto molestaban a los jugadores más fieles, sin contar por supuesto con las novedades que cuentan en cada nueva temporada.

Mucho se venía achacando desde hace varias entregas el tema de la repetitividad y la poca originalidad, solo cambiar el numero en la portada y hacer algunos cambios en las plantillas suponían un nuevo desembolso de dinero considerable.

Comenzó ya en el 12 con un cambio total en la táctica defensiva, ahora era todo mucho más real a la hora de defender a un rival o taponar la llegada del contrario. Introdujeron el motor de impactos que tanto furor y momentos cómicos causaron, internet es testigo de ello con varios vídeos que circulan.

Photobucket

Todo lo comentado sigue intacto en FIFA 13, pero como comentábamos al principio, dando solución a esos múltiples fallos que se observaban a la hora de bregar con un contrario, o cierta estupidez brindada de parte de la IA cuando defendían algún tipo de pase al hueco. Ya no todo queda aquí, ahora podeos indagar un poco más con un nuevo sistema de control, mucho más impreciso y real, atrás quedan esos pases a un toque que dejaban al contrario mirando el balón sin posibilidad alguna de alcanzarlo.

La profundización táctica alcanza en este FIFA su máxima expresión, sobresaliendo muchísimo a la hora de practicar cierto tipo de juego dependiendo de la formación del contrario. Cabe destacar también el punto de equilibrio alcanzado entre los jugadores, convirtiéndose en algo más parejo y cercano a la realidad… excepto Cristiano Ronaldo, que es una auténtica apisonadora pegándole desde cualquier parte del campo.

En líneas generales podemos decir que FIFA 13 equilibra algo más un juego que de por sí ya era equilibrado. El nuevo sistema que de aquí lo bautizaremos como «controles nefastos» le da un toque más real y directo al juego, pudiendo romper una ocasión de gol por un mal control con la tibia de Iniesta… el mismísimo Don Andrés controlando mal.

Photobucket

A nivel de modos de juegos poco más se puede añadir a antiguos análisis, vuelven a repetir los mismos modos a excepción que ahora se han organizado de una mejor manera, además de añadir ciertas cosas interesantes para el jugador.

Los modos principalmente offline siguen intactos, misma distribución y alicientes para jugarlos, por su puesto el modo leyenda sigue siendo igual de frustrante en la mayoría de ocasiones por la manera de dormir la pelota de la CPU, literalmente entras en coma profundo.

Una de las principales novedades y sobre todo frescas, es el del modo campo de entrenamiento, donde el jugador que elijas estará a tu disposición para hacer diversas pruebas al más puro estilo entrenamiento futbolístico real. Pruebas de habilidad de pases, de control de ritmo y regates, de disparo, de centros… todo un plantel de opciones que va creciendo conforme vamos pasando niveles dentro de cada ejercicio, hasta que llegamos al nivel de habilidad máximo, donde tenemos que demostrar nuestra maestría con el balón.

El Ultimate Team ha sido renovado también, suponiendo en este una mejoría considerable que hará las delicias de los jugadores más experimentados y con más ganas de crear su propia plantilla, cuerpo técnico, equipaciones, estadio, al más puro estilo Football Manager. Ahora volveremos a ser niños al abrir esos paquetes de sobres para ver que futbolistas nos han tocado en los cromos.

Photobucket

La estructuración del Ultimate Team se diferencian en torneos y ligas, tanto on-line como off-line, esto nos ayudara a ganar puntos y monedas para canjearlas en las subastas por nuevos jugadores, contratos… Sin duda un gran punto a favor la nueva incorporación de un viejo conocido.

Las temporadas on-line vuelven, esta vez con grandes aportes para la humanidad, el ansiado «guardar ajustes de plantilla para no tener que repetirla una y otra vez». Se hace de forma automática y la consola reconoce el equipo con el que hayamos jugado para ponernos la alineación a nuestro gusto. A parte de esto, las temporadas online cuentan con un menú más refinado en el que deberemos clasificarnos para tener derecho a jugar las distintas copas que nos propone EA. Con todo esto disponemos también de una vitrina para nuestros trofeos, que como novedad se ha implementado. Esta vez no solo contamos nuestras ligas por ascensos o descensos, también contamos con campeonatos de ligas, se puede ascender pero deberás luchar para ser el campeón de las 10 divisiones posibles.

Otra remodelación de la que disponemos es en el apartado de clubes, no demasiado drástica, simplemente cambiar de aires con cada nueva entrega. La clave del modo club esta vez es la optimización a la hora de jugar que en este caso era lo principal. Esta vez no hemos observado partidos con demasiado retraso, algo que antaño no era posible puesto que 3 de cada 4 partidos iban segundos por detrás de tus acciones con el mando.

Como ultimo apunte, cabe destacar que nuestro medio campo con portero y jugador no saldrán a menos que los seleccionemos, esta vez FIFA 13 ha empleado un menú «permanente» y para salir al campo a practicar debemos seleccionarlo en campo de entrenamiento.

El motor gráfico repite una entrega más, algo que puede estar causando vista cansada, y no precisamente por ser malo, en realidad es por permanecer impasible tras 4 entregas.

Las malas lenguas dicen por ahí que lo que le hace falta a FIFA es un cambio de generación, pero bueno, eso lo dejamos ahí y comentamos las virtudes y defectos del mismo. De primera mano, las virtudes pueden ser las mismas que llevamos comentando desde FIFA 09, puede sonar algo exagerado, pero realmente el aspecto visual poco ha evolucionado desde entonces. El juego de luces se ha ido renovando poco a poco hasta llegar a FIFA 13 con una sensación de realidad más conseguida, por el resto, el juego mantiene los mismos diseños de jugadores, cada crack con su seña de identidad que los hace únicos, túnel de vestuarios, público…

Photobucket

Algunas caras han mejorado con respecto al año anterior, donde jugadores como Pedro tenían su parecido en el nombre de la camiseta.

El Motor de impactos ha mejorado, eso hace que nuestra vista lo agradezca al no ver tantísimos errores gráficos garrafales, donde un jugador de repente es poseído por el mismísimo Lucifer y se entierra en el césped o sale volando por encima del resto. A un lado las bromas, si, el motor de impactos ha mejorado muy mucho, ya estamos hablando de choques cuerpo a cuerpo y entradas muchísimo más reales que no hacen más que engrandecer el aspecto visual del juego.

De sobras es ya conocido el buen hacer de EA Sports con sus juegos y sus músicas, tanto es que de por sí el juego trae un apartado llamado EA Trax, donde podremos observar la lista de canciones que están disponibles para nosotros y convirtiéndose de manera involuntaria en todo un reproductor musical para esos tiempos muertos de espera. En esta ocasión y por otro año consecutivo, EA ha sabido adoptar un buen elenco de canciones para su arsenal.

Ya en el aspecto integro jugable, los efectos de sonido poco han cambiado, ahora se escucha ese murmullo pre partido en el túnel de vestuarios, los tacos van haciendo su acto de presencia en el cemento, casi nos llega el olor a césped a nuestras casas.

Nuestros comentaristas siguen intactos desde FIFA 98, Manolo Lama y Paco Gonzalez, hace ya más de una década de eso, aún así muchos comentarios son reciclados de aquel entonces donde Raúl aún lucía con la camiseta de la selección Nacional. Aunque este año tenemos una novedad interesante, tenemos micro a pie de campo con el conocido colchonero Antoñito Ruiz, no dice más que un par de frases tópicas, menos da una piedra.

Photobucket

De nuevo y por otro año consecutivo tenemos fútbol en nuestras consolas, y sin lugar a dudas y sin desmerecer otras compañías, EA se vuelve a llevar el gato al agua, algo que viene siendo una realidad desde la entrada de la nueva generación futbolística en FIFA 09.

El año pasado ya se observaban indicios de buenas ideas que no fueron plasmadas del modo totalmente idóneo. Como todas las entregas, parece que EA Sports necesita una entrega de prueba a la hora de implementar novedades para pulirla al año siguiente, aún así se agradecen todas estas.

Ya a modo de valoración personal e intentando ser lo más objetivos posibles, a modo de contenidos, posibilidades y arreglos de fallos anteriores, podemos decir que FIFA 13 es el mejor simulador futbolístico de la generación. Una compra asegurada para aquellos amantes del deporte.

Dejar respuesta

Por favor introduzca su comentario
Inserte su nombre aqui

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.