Análisis. BRINK

Normalmente, los shooters tienen una historia en solitario que tiene poco o nada que ver con el modo online del juego. Aquí podremos reunirnos y jugar la historia en el modo co-op, asignatura pendiente en la mayoría de los títulos del género. Splash Damage pretende acercar al modo en solitario el juegos en línea logrando una experiencia de juego única, sin sacrificar la historia para jugar en línea, y podemos decir que lo logra de manera notable.

Es el año 2045 y los océanos de la Tierra han aumentado por el calentamiento global, forzando a la mayor parte de los humanos a refugiarse en el Arca, el hábitat sostenible flotante fundada a principios de siglo. Poco después de que los océanos subieran su nivel, el Arca se convirtió en el hacinamiento de los refugiados que estaban alojados en los barrios pobres, llevando eventualmente a una guerra de clases y la división del Arca, todo para mantener el orden. Ahora, ese orden se ha roto debido a la escasez de recursos y de tecnología. Como ciudadano de la ARK, debemos elegir entre luchar con la resistencia civil, para escapar de la nave, o con la seguridad para mantener el orden.

 

 

La historia es contada a través de un pequeño grupo de combatientes por la libertad, y se hace evidente de inmediato que hay más en esta historia que lo que nos cuentan los líderes en un principio.
Después de ver el video de introducción, nos hacen la pregunta de si queremos defender el arca o escapar de ella, elegir si tu personaje comenzará como miembro de Seguridad o de la resistencia. De buenas a primeras el alto nivel de personalización de los personajes de Brink es increíble. Ademas de elegir cara y voz, también podremos elegir tatuajes y cicatrices, todos los cuales son permanentes para el personaje. No hay ninguna opción para crear un personaje femenino, que será seguramente una decepción para algunos.
El juego tiene disponible tres modalidades, todas abiertas desde el principio del juego: campaña, juego libre, y los desafíos. El modo Campaña, cuenta la historia principal, y se puede jugar en línea o en solitario. En el juego libre, se puede jugar a través de las campañas con opciones de personalización como un modo con los equipos más pequeños, un «todo vale», y un modo totalmente personalizado para jugar con los amigos.

Los soldados tienen granadas y cócteles molotov, teniendo doble de potencia que otras clases. Los operarios pueden disfrazarse de cualquier enemigo muerto. Pueden ver las minas y marcas de desmontaje, y cortar la tecnología enemiga. Los ingenieros pueden construir puentes y barricadas, reparar, actualizar la tecnología, y desmantelar las minas enemigas. Los médicos curan compañeros y las personalidades que están bajas de salud, y revivir a aquellos que se han quedado discapacitados. A pesar de que se asigna a cada personaje una clase al comienzo de cada campaña, los jugadores pueden y deben cambiar de clase sobre la marcha en cualquier puesto de mando, lo que hace que el equipo pueda completar los objetivos. Es probable que tengamos que hacer esto varias veces en el transcurso de una misión.

 

 

Brink utiliza una mecánica para fomentar una mentalidad de equipo y trabajos en común que la convierten en una parte importante del juego. Los lobos solitarios probablemente mueran muy rápidamente, y si tu equipo no está trabajando activamente en los objetivos estaremos en el bando perdedor en todo momento. Ciertos objetivos como escolta, entrega y defensa son universales. Otros, como la piratería, la destrucción y la reparación son específicos de una determinada clase, así que es importante cambiar la clase del equipo para asegurarse que los objetivos se siguen logrando. Los objetivos también darán mucha más XP que matar, por lo que la selección de objetivos y la realización de ellos subirán el nivel mucho más rápido. Por supuesto, tendremos que disparar a los otros chicos para conseguir los objetivos, así que no os preocupéis.

Los objetivos son que aparecen en el HUD, con un cronómetro que muestra el tiempo que el equipo tiene para completar la tarea. Cuando un objetivo se ha completado, el tiempo es añadido al contador de tiempo para completar el siguiente objetivo. El HUD es sencillo y fácil de entender, que es impresionante dada la profundidad del juego. Hay varias configuraciones de control, pero los controles no son completamente personalizables. La mirada del eje Y es invertible, pero no el X.

Las misiones en el modo de campaña, aunque bastantes estándar, son muy interesantes y consiguen mantener al jugador inmerso en el juego. Las misiones se vuelven más complejas más adelante, pero no mucho. El profundo nivel de personalización es una gran parte del juego, pero sí de vez en cuando se hace un poco difícil saber a que debemos disparar, ademas es mucho más problemático en el modo avanzado, con el fuego amigo desactivado.

 

 

Brink se ve y suena increíble, con una calidad mas que decente. Los jugadores pueden elegir entre varios modelos, por su nombre y por su voz en el juego. Las voces en el juego pueden ser un poco repetitivas, ya que no hay muchas opciones para cada objetivo. El sonido en el combate es extremadamente absorbente, con el uso eficaz de sonido envolvente y efectos cuando nos vemos atrapados en el centro de la batalla. La banda sonora es de primera clase, marcando el tono de ciencia ficción del juego.

Los menús son sencillos y son muy fáciles navegar por ellos, y toda la presentación visual del juego es elegante y divertida de ver. El estilo artístico de los personajes está un poco distorsionada de manera muy singular, que junto con la naturaleza de ciencia ficción de los trajes y las armas, realmente diferencian el juego visualmente, al igual que los escenarios. Los mapas son muy detallados, dando una sensación de inmersión en el juego. Los gráficos son de alta calidad, sin alcanzar a ver problemas notables en absoluto durante la estancia en el Arca.

Los jugadores experimentados deben ser capaces de completar las dos principales campañas de 8 misiones cada una en 10 o 15 horas, pero el tiempo de juego es potencialmente ilimitado debido a la naturaleza online del juego, sobre todo en el modo versus. El nivel total de personalización disponible añade un gran incentivo para seguir jugando.

 

 

Brink probablemente atraerá a los veteranos del género, mucho más que a los que no son fan de los FPS. La cantidad de opciones de juego lo convierten en una inversión para los diferentes tipos de jugador y una buena compra. Brink ha generado una gran expectación entre los asiduos a los shooters por su modo online y es mas que probable que tenga éxito en esta vertiente. Esto no quiere decir que no tenga una buena historia.

Por tanto Brink mantiene el equilibrio perfecto para que ambos públicos disfruten de este shooter, que seguramente dará que hablar durante un tiempo.

 

Latest articles

197,6k Seguidores
Seguir

Related articles

2 Comments

Leave a reply

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.