Análisis. Killzone: Shadow Fall para PS4


Killzone Shadow Fall tiene la gran oportunidad de demostrar que los jugadores que desechan a la franquicia están equivocados. Ahora esta nueva entrega va acompañada del lanzamiento de una nueva consola, la PS4, beneficiándose además de un nuevo y gran mando mejorado, el DualShock 4, que recuperará para la serie el éxito que ha eludido hasta la fecha.

El DualShock 4 sin duda ayudará a brillar al juego en sí. La confianza de Guerrilla en los nuevos y mejorados joysticks analógicos es tal que se ha eliminado la ayuda de fijar el objetivo por completo. Esto es prácticamente inaudito en un FPS de consola, sobre todo para los usuarios acostumbrados a juegos como Call of Duty o Halo, ambos con una cierta precisión o enfoque cuando se pasa el cursor sobre un enemigo. Al principio echábamos en falta algún tipo de ayuda, y, finalmente, tuvimos que disminuir la sensibilidad del cursor un poco para conseguir la precisión que necesitábamos. Esto conlleva que sea más complicado realizar giros rápidos y fomenta un enfoque más lento, más táctico. Cuando estemos desbordados por enemigos en este juego hay pocas posibilidades de salir ilesos. El touchpad también entra en uso, aunque sólo como un controlador de cuatro direcciones adicional. Si nos deslizamos a través de él, podremos conseguir que el BÚHO, un dron personal robótico, pueda atacar o aturdir a los enemigos, hackear los sistemas de alarma, crear un escudo de energía, o lanzar una tirolina para permitir bajar rápidamente a nuevos niveles. Es prácticamente imposible avanzar sin utilizar el BÚHO y será complicado sorprender a los enemigos en nuestros ataques. Sin embargo, el mayor usó que le daremos a nuestro compañero robótico será el rescatarnos de la muerte aportan dosis de adrenalina que nos traerá de nuevo al mundo de los vivos.

 

 

Nos pondremos en la piel de Lucas Kellan, un mariscal Shadow, luchando en el planeta Vekta dividido en dos por un gran muro, en el que deberemos detener a los Helghast que desean apoderarse de la otra mitad destinada a la humanidad. Nuestra historia comienza con un toque de lo más personal, siendo una especie de refugiado, dónde un acto producido por los Helghast nos proporcionará la suficiente motivación para odiarlos de por vida. Las misiones son variadas, al menos para ser un FPS, con fantásticos paisajes urbanos detallados plenamente, frondosos bosques y acantilados rocosos, además de fases con gravedad cero, secciones de infiltración y fases de francotirador, lo que nos llevará alrededor de las 8-9 horas completar el modo campaña. Todos estos escenarios han sido renderizados con un detalle exquisito por lo que es sin duda el juego más atractivo visualmente que acompaña el lanzamiento de PS4. Los rayos de luz se cuelan a través de las hojas de los árboles mientras se balancean suavemente, se difunden a través del humo y el polvo, cortándose al atravesar el giro de los ventiladores. Las texturas son muy detalladas, sin tiempos de carga, retardos y entrando prácticamente al instante. Los ambientes son a veces alucinantes, con la cámara girando alrededor del escenario detallando todo perfectamente, ejecutándose a 30 fps sin problemas en un solo jugador y cerca de 60 fps en el modo multijugador. Prácticamente todos los objetos que nos encontremos en los escenarios son destructibles, siendo el diseño de los personajes unos de los aspectos mejor logrados del título.

 

 

La banda sonora es muy inmersiva, muy buena en todo momento, contando con unos efectos de sonido notablemente logrados. Mencionar que Killzone: Shadow Fall llega traducido y doblado al castellano, mejorando lo ya visto en sus predecesores. La salida de PS4 ofrecerá todo este audio en el formato PCM sin comprimir, por lo que todo sonará igual de bien que una película en Blu-ray.

Un shooter multijugador sin auto objetivo debe dar a los jugadores experimentados una ventaja sobre el papel, pero el sistema de tres clases de Killzone hace que las habilidades de los jugadores y la cooperación sea tan importante como las habilidades de combate y elección de armas. Las clases se dividen en Asalto, Explorador y Apoyo, teniendo cada una la habilidad principal y una selección de habilidades secundarias. La clase Asalto puede colocar un pequeño campo de fuerza delante para absorber el fuego enemigo, realizar una explosión de aturdimiento para desorientar a los enemigos que atacan desde cualquier dirección y desplegar un dron de combate para aumentar nuestro poder de fuego. La clase de Apoyo puede resucitar a los compañeros muertos con toda la salud y munición, y se pueden elegir entre habilidades como la colocación de los puntos de regeneración temporales o torretas automáticas. El Explorador puede identificar enemigos y su equipo, utilizando una capacidad de sónar de corto alcance, así como elegir entre un dispositivo de camuflaje, dron de aturdimiento o teletransporte de emergencia para los francotiradores que necesitan reubicarse a toda prisa.

 

 

Con las tres clases trabajando en equipo se puede dominar a un enemigo desorganizado, aunque sean mucho más rápido con el gatillo. Con escudos en los lugares correctos, torretas que cubren nuestras espaldas, exploradores marcando la entrada de los enemigos, médicos y un punto de regeneración móvil, podemos situarnos en una posición casi invulnerable. El juego de todas formas no te dejará utilizar la misma estrategia durante mucho tiempo, ya que el tipo de partida cambia dinámicamente durante una sola ronda. En un minuto estaremos jugando a Buscar y Destruir, Zona de Guerra y la siguiente un Deathmatch por equipos. El máximo de jugadores por partida serán 24 usuarios, con 12 mapas muy diferentes entre sí y una de las herramientas más populares y aclamas de la saga: la creación de mapas.

En definitiva, Killzone: Shadow Fall es una de las mejores opciones para acompañar el desembarco de PlayStation 4 en nuestros hogares. El excelente apartado gráfico, un apartado sonoro con una banda sonora fantástica y efectos de sonido nunca antes vistos en la saga, una campaña con una historia bastante atractiva y por supuesto su componente multijugador 24 vs 24 con gran variedad y editor de mapas, hacen que el juego sea atractivo para los apasionados del género shooter. Seguramente penséis que es la enésima oportunidad que le dais al FPS de Guerrilla, pero sin duda os aseguramos que os sorprenderá aunque no seáis fieles seguidores del universo Killzone.

 

killzoneps4shadowkill1jpg-e96491_160h

 

 

Carlos Moio
Redactor de ZW, apasionado de las tecnologías, lo retro, consolas y gadgets. Llevo jugando desde que tengo uso de razón. Aprendiendo a diario.

Latest articles

Made for Google – Accesorios certificados compatibles

Se acerca el próximo evento de Google el día 4 de Octubre en la que presentaran los nuevos modelos Pixel, es más que seguro...

La vuelta de Zonawired

Después de un gran parón en ZonaWired queremos anunciaros la vuelta, para proporcionaros la información mas fresca y actual, variaremos ligeramente la temática ampliando de...

Señales de tráfico en el suelo para los adictos al móvil en Sydney

Las autoridades encargadas del tráfico en la ciudad australiana de Sídney, han anunciado que a partir del próximo mes de diciembre, se van a...

La séptima temporada de Juego de Tronos tendrá menos capítulos

Mucho se lleva rumoreando estos días sobre el número exacto de capítulos de Juego de Tronos quedarían para que la serie llegue a su...
42,5k Seguidores
Seguir

Related articles

1 Comment

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.